Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales para Empleados de Hogar

prevención de riesgos laborales

Al igual que ocurre con el resto de trabajadores, los profesionales domésticos están expuestos a ciertos riesgos laborales inherentes a la actividad que desempeñan. Las caídas, los golpes y cortes con objetos, los sobre esfuerzos o el riesgo químico de los productos, son algunos de los ejemplos.

A la hora de formular un contrato puede surgir la duda si las empleadas de hogar deben recibir formación en lo relativo a la prevención de riesgos laborales. Ya que, por otra parte, no dejan de estar desarrollando un trabajo en tu domicilio. Y es que, cualquiera puede sufrir un accidente doméstico cuando está en el servicio.

A pesar de que el Sistema Especial de empleadas de hogar está englobado en el Régimen General de la Seguridad Social, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales sólo va dirigida a las empresas.

No obstante, esto no exime al empleador de cuidar de que el trabajo del empleado de hogar se realice en las condiciones adecuadas de seguridad. Lo que le obliga a tomar las medidas para llevarlo a cabo, teniendo en cuenta las características específicas del trabajo.

Los accidentes domésticos suponen un relevante problema de salud en nuestro país.

De hecho, el programa anual DADO (Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio) cifraba en prácticamente la mitad, los accidentes que ocurren en el ámbito del domicilio. Por ello, los trabajadores del hogar son susceptibles y no se libran de entrar en este porcentaje.

Además, se incrementa el riesgo en los trabajadores que desarrollan su labor sin regular. Puesto que no cuentan con un seguro médico que pueda cubrir dichos accidentes, traspasando así mismo el riesgo al empleador.

El Rayo del Amanecer es una empresa comprometida con la seguridad y calidad de vida. No solo de sus clientes, sino también de sus trabajadores y por ello, contamos con cursos formativos para empleados de hogar, protocolos de actuación y seguimiento de la actuación de nuestros trabajadores.

“A los empleados del hogar no les afecta la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. No obstante, la propia norma establece la necesidad de que el empleador o empleadora garantice su salud mediante unas “debidas condiciones de seguridad e higiene”

Prevención de Riesgos Laborales para Empleados de hogar.

El art. 3.4, de la LPRL estable que “La presente Ley tampoco será de aplicación a la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar”. No obstante, la norma continua especificando que “el titular del hogar familiar está obligado a cuidar de que el trabajo de sus empleados se realice en las debidas condiciones de seguridad e higiene.”

Por su parte el Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, en su art. 7.2: “El empleador está obligado a cuidar de que el trabajo del empleado de hogar se realice en las debidas condiciones de seguridad y salud, para lo cual adoptará medidas eficaces, teniendo debidamente en cuenta las características específicas del trabajo doméstico. El incumplimiento grave de estas obligaciones será justa causa de dimisión del empleado.”.

Esta obligación carece de alcance previsto en los arts. 14 y 15 LPRL, en los que ordena al empresario la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud. Debiendo preverse incluso las distracciones e imprudencias no temerarias del trabajador.

Por lo tanto, en el ámbito de la Unión Europea los trabajadores al servicio del hogar familiar están excluidos del ámbito de aplicación de las normas de seguridad y salud laboral con carácter general. Salvo cuando en alguna concreta directiva se establezca lo contrario, lo que no es el caso de la Directiva 89/654.

Ante el vacío legal normativo para esta relación laboral especial, y con la perspectiva de la ausencia de necesidad de plan, evaluación o planificación de la actividad.. ¿Qué medidas de prevención pueden adoptarse?

Los particulares que tienen contratado por cuenta ajena a un trabajador/a del hogar están también obligados a protegerle. Además tendrán que garantizar su seguridad y salud integrando la prevención y adoptando las medidas que sean oportunas.

Distintas organizaciones sobre prevención han aportado una serie de orientaciones a seguir por el empleador. Sin ser obligatorias, intentan la prevención de riesgos labores fijando una serie de medidas básicas, y que dada la obligación del art. 7.2 Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre resultan de interés.